Make your own free website on Tripod.com

                                                                                                       

Libero Badii nació en Arezzo (Italia), el 2 de febrero de 1916.
Curso estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes de Buenos Aires desde 1940 a 1944, se graduó como profesor de dibujo y escultura. Realizo viajes por varios países de América (1945/46). En 1947 se naturalizó argentino.
Libero Badii actualmente es reconocido internacionalmente y ha ganado numerosos premios.

En octubre de 1964 observando como imprimían una edición especial de 15 ejemplares de "Voces", sintió la necesidad de realizar un homenaje  a Antonio Porchia. Una síntesis del mismo es narrada por el mismo Badii.

 

Antonio Porchia visto por Libero Badii

Testimonio de la Carpeta Dibujo

Antonio Porchia, cuán cerca lo siento en mi visión de Vida Arte.

                                                                                     
                                                                                                                                   
Dibujo Lápiz y Collage                                                                                           Grabado Afiche

 

Una mañana temprano del mes de Octubre de 1964 estaba en la Imprenta Anzilotti; observaba la impresión de la edición especial de 15 ejemplares de "Voces".

Entre el cuidado estético de la impresión leía "Voces" y tomé la decisión de ir dibujando en el libro, allí mismo quería ver la "imagen retrato" del que lo había escrito.

Dichas voces fueron un dar comunicativo.
Mientras que leía iba bosquejando en bidimensión.
Las soluciones en ideas plásticas se iban desarrollando.
A la noche al volver a mi "almataller" sentí y vi la sensación de que el retrato estaba ocupando un espacio en le tiempo.
La idea de materializarlo empezó a penetrar en mi sangre y aquí el proceso de llegar a un final.

Días pasaron, la visión que tenía era un punto de partida pero no el definitivo; necesitaba el ver la persona física, le pregunté a don Antonio si estaba dispuesto a posarme y él con su bondad me contestó que sí. Así fue que dos sesiones, entre un conversar amable en su casa sentados en unos sillones dibujé y en mi "almataller" concluí los dibujos.

                                                                                    
Dibujo                                                                                                                  Cuaderno libro "Voces"

Iba penetrando en el ser físico.

Días pasaron, no conforme con los dibujos fue necesario que me posara en mi "almataller" para el retrato tridimensional. Este retrato en su estado carnal fue ejecutado por el simple hecho de tener siempre presente su esencia física, aquí no hay problema creativo.

Días pasaron, con el material presente, dibujos y escultura me puse al trabajo de darle una solución plástica como imagen retrato.

Los primeros bosquejos ejecutados en la imprenta fueron resultados positivos.

Antonio Porchia tiene su alma,
su alma es su libertad,
su libertad es su vida,
su vida es su ver la belleza,
su ver la belleza es su sentir el arte,
su sentir el arte se llama comunicación,
su comunicación es su paz,
su paz es su tiempo,
su tiempo es todo.

Ahora bien, ¿cómo ver esto a través de una imagen tridimensional?
El cubo forma madre se hizo latente ya que sus medidas expresivas de justas son de justas pasiones, aquí definía el alma, era necesario conseguir la forma madre de la libertad y la presencia de la esfera adentro del cubo se vio.
Dos formas madres, cubo-alma, esfera-libertad, en ella habrá que darle vida y fue cuando tomé la decisión de incrustar la forma física carnal en su interior.

Sentí la visión del vacío-lleno (repitiendo lo de un retrato anterior) aquí había que crear la sensación de un espacio tiempo y con la puesta de unas líneas y puntos colocados de acuerdo a ciertos rasgos carnales conseguí esa visión de tiempo cósmico en un todo comunicativo.

Bosquejando en arcilla había que darle una forma definitiva, el tamaño era mi preocupación pero quedé en el natural.
Era un día de intenso trabajo coloqué la arcilla y ya a la noche vi claro el todo de la "imagen retrato" y unos días más daba por terminado el hecho creador en arcilla.
Desde allí la forma creada en una materia irresistible al tiempo, hubo unos meses para volverla a ver en un material definitivo, el bronce.
Volví a retomar en mis manos la forma, darle unos retoques de detalles para que su belleza se enriqueciera hasta su último centímetro, fue sentirla en el tiempo.

Seis meses de visión trabajando; desde ese principio inspirador fuerón días y noches que no pasara sin pensar o trabajar en la "imagen retrato" y ahora en este día 10 de marzo de 1965, la doy por concluida.
 Haga click sobre la foto para verla ampliada                              
Retrato Imagen - Antonio Porchia - Bronce                                                        Retrato Abstracto -  Antonio Porchia - Bronce

 

Tu inmortalidad "retrato imagen Antonio Porchia" lo dirá el tiempo, he puesto todas mis fuerzas de ser.



Marzo de 1965

 


De Izq. a Der. Libero Badii, Antonio Porchia, Van Riel.
Foto: Nélida Porchia

Texto extraído del catálogo: "Antonio Porchia visto por Libero Badii"
Este catalogo se imprimió con motivo de la exposición realizada en la Sala V, Van Riel, situada en la calle Florida 659 de la ciudad de Buenos Aires, desde el 26 de abril hasta el 8 de mayo de 1965. Se imprimieron 500 ejemplares.

Página recomendada de

Página principal